lecturas para día de la alimentacón

Click here to load reader

Post on 13-Jul-2015

367 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • DEPARTAMENTO DE PASTORAL COLEGIO SAGRADO CORAZN DE JESS

    DOC. 3

    LA NUBECILLA QUE SE CONVIRT I EN CHAPARRN

    Hubo una vez una hermosa y resplandeciente nubecilla blanca que disfrutaba viajando y conociendo esos mundos de Dios. Desde all arriba visitaba miles de paisajes y disfrutaba viendo los bosques, ros y valles. Pero un da lleg a un lugar muy seco y comprendi que en el mundo no todo era verde y alegre. Se entristeci mu-cho al ver aquellas pobres plantas sedientas y casi secas y decidi ayudarlas.

    Cuando ya comenzaba a condensarse para dejarse caer sobre la tierra, una

    fuerte' corriente de aire la elev muchos metros ms arriba y desde all, pudo ver que la tierra seca era mucho mayor de lo que ella haba pensado y se entristeci mucho porque no poda ayudar a todas las plantas moribundas. Comenz a dudar si dejarse caer aqu o all y no terminaba de decidirse, porque no quera dejar sin ayuda a ninguna planta y lleg al convencimiento de que ella sola apenas podra refrescar a unas pocas plantas.

    Entonces, el viento le silb una idea: "No eres la nica nube del cielo, busca otras nu-

    bes y, juntas, podris regar toda la tierra seca". La nubecilla se dej llevar por el viento y busc otras muchas nubes que quisieran ayudar a la tierra reseca.

    Busc primero a los grandes nubarrones negros, pero no quisieron hacerle caso,

    porque estaban muy ocupados en regar la selva para que crecieran ms los grandes rboles. "Nosotros nos ocupamos de obras importantes y no de tonteras como sas"- le dijeron orgullosos.

    Cuando se convenci de que los nubarrones grandes eran demasiado orgullosos y de que,' aunque eran los que mejor podan ayudar, no lo haran nunca, busc a otras nubecillas pequeas, y blancas, y a la pobre niebla, que se arrastra triste y humilde por el suelo, sin poder elevarse y conocer el mun-do.

    Y con la ayuda del amoroso viento, que ! haba silbado la idea, fue

    recorriendo el mundo y encontr muchas pequeas y blancas nubecillas y mu-chas tristes nieblas dispuestas a ayudarle.

    Y se juntaron todas y recorrieron la tierra' seca dejando caer sus limpias gotas de vida, hasta que las plantas revivieron y creci un hermoso bosque que desde entonces fue amigo de las nubes y atraa a la lluvia con su verde can-to.

  • DEPARTAMENTO DE PASTORAL COLEGIO SAGRADO CORAZN DE JESS

    Era ya una hora muy avanzada cuando se le acercaron sus discpulos y le dijeron: El lugar est deshabitado y ya es hora avanzada. Despdelos para que vayan a las aldeas y pueblos del contorno a comprarse de comer. El les contest: Dadles vosotros de comer. Ellos le dicen: Vamos nosotros a comprar doscientos denarios de pan para darles de comer? El les dice: Cuntos panes tenis? Id a ver. Despus de haberse cerciorado, le dicen: Cinco, y dos peces. Entonces les mand que se acomodaran todos por grupos sobre la verde hierba. Y se acomodaron por grupos de cien y de cincuenta. Y tomando los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, pronunci la bendicin, parti los panes y los iba dando a los discpulos para que se los fueran sirviendo. Tambin reparti entre todos los dos peces. Comieron todos y se saciaron. Y recogieron las sobras, doce canastos llenos y tambin lo de los peces. Los que comieron los panes fueron 5.000 hombres.

    Mc 6, 35-44

    Doc. 4

  • 14 COMEMOS TODOS, COMEMOS BIEN. Cuaderno de actividades para Educacin Primaria www.enredate.org

    Ha sido una semana muy larga. Exmenes, lectu-ras, trabajos y encima un da me toc vacunarme.An tengo dura la zona del pinchazo, aunque no medoli mucho, la verdad. Por fin es sbado y hoytena clase de patinaje. Qu ganas de ver de nuevoa mis amigos! Me he cado ms de lo normal ycreo que no me queda una parte del cuerpo sin gol-pear, pero ha sido realmente divertido. Despus,con mis padres, haba que hacer la compra.

    En el centro comercial haba mucha, mucha gente.Apenas se poda caminar entre los carros repletosde comida. Por cierto, por qu se conducen tanmal esos carros? Hay personas que vindoles lacara podras adivinar lo que llevan en el carro ysin embargo hay otras a las que no les pega nada.Me da por pensar que igual se han confundido tanensimismados como circulan y se lo han quitado aotra persona. Tambin hay gente que se dira quehace la compra por colores y los carros se vuelvenverdes, rosas, rojos, azules y a veces parecen bai-lar al ritmo de la msica de fondo que se oyeentrecortada por estruendosos avisos.

    Despus de que una seora con una bata blancanos diera a probar un yogur de sabor extrao lecont a mi padre que en el colegio habamos vistoque alimentos se pueden comer todos los das ycuales slo de vez en cuando. Lamentablementelos dulces estn en este grupo, aunque la verdades que no me gustan demasiado. A mi lo que megustan son las cerezas, aunque manchan un pocoy mam se enfada si estropeo la ropa del colegio.A nuestro lado pas un seor con el carro lleno derefrescos. Tan lleno estaba que no se le vea casi lacabeza detrs de las latas. Lo primero que penses que no debera tener agua en casa, como lespasa a tantos nios y nias en el mundo segnnos explicaron en el colegio. Luego imagin queducharse con refrescos deba ser bastante asque-roso. Adems, bajar todas las latas al contenedoramarillo deba ser un trabajo importante.

    Enseguida record otra cosa que nos contaron enel colegio. La cantidad de nios y nias de miedad que no tenan nada o muy poca cosa paracomer. A mi me pareca algo increble, cmo teibas a levantar y no tener nada para desayunar?Eso es imposible! El desayuno te da energaspara poder aguantar todo el da y ms viendoen ese momento a mi alrededor que, miraradonde mirara, haba comida por todas partes!

    All donde no hubiera comida, por muy lejos quefuera, desde esos aviones grandes se podran lan-zar en paracadas todas estas cajas que hay poraqu. Rpidamente imagin el cielo lleno de para-cadas de colores cargados de rica comida.Problema solucionado, no? Luego me di cuentaque habra que avisar antes de lanzar la comida,no fueran a caerles en la cabeza los cartones deleche, con lo que pesanTampoco me imagino ami esperando a que cayera del cielo un plato demacarronesUmm, lstima, habr que pensarotra cosa. Esto no puede quedar as.

    Le cont a mi padre mis pensamientos mientrasconduca el carro intentando esquivar a una seo-ra que con mucha habilidad, a la vez que despiste,ocupaba todo el pasillo. Sonri sin apartar la mira-da de la lista de la compra. Me dijo que tambinhaba nios que an teniendo a su alcance toda lacomida que desearan tenan problemas por comerdemasiado poco o alimentos poco saludables.Segu conduciendo con una sola mano, meremangu un poco y le dije que ya lo saba, queconoca de memoria la pirmide de la alimenta-cin y que, por cierto, l coma muy poca fruta. Seri, me mir y me dijo: Manzanas! Se nosolvidan las manzanas! .Y mientras nos diriga-mos a la seccin de frutera me dijo: Se tu elcambio que quieres ver en el mundo. Podemosmoverlo en un solo da. Sinceramente, no enten-d mucho lo que me contaba, pero cuando fui apreguntarle qu quera decir estbamos en la caja

    UN DA PARA MOVER EL MUNDO

    ACTIVIDAD #03. Anexo

  • www.enredate.org COMEMOS TODOS, COMEMOS BIEN. Cuaderno de actividades para Educacin Primaria 15

    poniendo apresuradamente nuestra compra en lacinta transportadora. Mientras colocbamos denuevo toda la compra en el carro fui dndole vuel-tas a eso de mover el mundopero el mundo yase mueve solo, no?

    Volvimos a casa, preparamos el almuerzo y comi-mos enseguida. Tocaba descansar un poco, lamaana haba sido intensa, aunque yo segua pen-sando en mis cosas. Al ver mi inquietud mi padreme pregunt qu me ocurra y le dije que aunquehaba comido bien no me senta con fuerzas paramover el mundo y que dudaba que nadie pudierahacerlo. l me dijo: Muy bien, ese es el primerpaso. Ahora debes buscar ayuda, pero antes duer-me un poco. Tras la siesta lo vers ms claro.Para siestas estaba yo! En la cama, empec ahacer una lista mental: mis amigos, mis compae-ros del colegio, mis tos, mis abuelos, mis primos,mis vecinos, mis profesores, mi mdicola poli-

    ca, la alcaldesa, el carterovaya, pues si queconozco gente. Me dije claro! este es mimundo, este si lo puedo mover. El descubrimien-to me tranquiliz a la vez que me ayud a encon-trar el sueo. En ese sueo vi a nios y nias demuchos lugares, unos altos, otros bajos, unos fuer-tes, otros ms delgados, unos en silla de ruedas,otros con sandaliastodos jugaban alrededor deunos paracadas de colores. Los mismos con losque yo pensaba hacer llegar la comida del cielo,pero esta vez servan para jugar, para jugar a lanzarlo ms alto posible una pelota de color azul que separeca al planeta Tierra. Les ped que me dejaranjugar y enseguida me hicieron un hueco. Tensamosla tela y lanzamos la pelota una y otra vez. Cadavez ms alto, cada vez mejor coordinados y excla-mando que este era el da de mover el mundo.

    Cuando despert saba que tena un plan. Y ahorat quieres mover tu mundo?