ficha bibliográfica. gubernamentalidad de foucault de santiago castro-gomez. docx

45
Ficha Bibliográfica Autor Santiago Castro-Gómez Título del Capítulo Título del Libro Historia de la gubernamentalidad Razón de Estado, liberalismo y neoliberalismo en Michel Foucault Lugar de Edición Colombia, Bogota. Editorial Siglo del Hombre Editores Año de Edición 2010 Páginas del Capítulo

Upload: luis-andres

Post on 14-Sep-2015

51 views

Category:

Documents


0 download

DESCRIPTION

El presente texto es un resumen del libro de Santiago Castro-Gómez, titulado " Historia de la gubernamentalidad. Razón de Estado, liberalismo y neoliberalismo en Michel Foucault". El resumen presente busca descomplejizar la lectura de aquellos que se adentra a la obra del filosofo francés Michel Foucault, en especial su etapa genealógica de los estudios de la Gubernamentalidad desarrollados en el Collegè de France.

TRANSCRIPT

Ficha Bibliogrfica

AutorSantiago Castro-Gmez

Ttulo del Captulo

Ttulo del LibroHistoria de la gubernamentalidad Razn de Estado, liberalismo y neoliberalismo en Michel Foucault

Lugar de EdicinColombia, Bogota.

EditorialSiglo del Hombre Editores

Ao de Edicin2010

Pginas del Captulo

Historia de la gubernamentalidad Razn de Estado, liberalismo y neoliberalismo en Michel FoucaultSantiago Castro-Gmez

INTRODUCCINEl inters de Foucault est en analizar la relacin entre Poder y Saber. En las clases del Collge de France (1978-79) persigue estudiar el modo en que los discursos de verdad funcionan dentro de complejas redes de poder: mostrar cmo se han formado, para responder a qu necesidades, cmo se han modificado y desplazado, qu coaccin han ejercido efectivamente, en qu medida se han alterado (Foucault, 1999a: 59). (p. 9) Investigaciones que se plasmaran en Vigilar y Castigar. Adems, en sus clases se enfoca en esta relacin y en una genealoga del saber sobre el gobierno durante los siglos XVII,XVIII y XX (p. 10).En esta etapa del pensamiento de Foucault destacan tres puntos que generan una ruptura del corpus terico:

1.-Todo parte del Corpus Foucaultiano que realiza sostenidamente una reflexin sobre el Estado. Se entiende al Estado como un efecto de relaciones de poder que le preceden, de ah el inters por las relaciones microfsicas y no hacia sus cristalizaciones morales. Se recalca la importancia de la Racionalizacin Poltica del Estado, no se trata de una teora del Estado, sino de una genealoga, de mostrar la emergencia del Estado Moderno como consecuencias de articulaciones entre diferentes tecnologas de conduccin de la conducta (p. 10).El Estado visto no como un monstruo fro, como una institucin autnoma y dotada de una racionalidad propia, sino como el espacio inestable por donde se cruzan diferentes tecnologas de gobierno. En este sentido, la reflexin de Foucault no se concentra en el Estado como ente autnomo sino en las prcticas de gobierno. El Estado es una praxis hecha posible a partir de fuerzas que le son externas, y cuya genealoga es la tarea que se impone una historia de la gubernamentalidad. (p. 10-11)2.- Se reflexiona la Racionalidad Poltica Contempornea. en Nacimiento de la biopoltica, a enfocarse en el modus operandi de las racionalidades polticas surgidas despus (y como consecuencia) de la Segunda Guerra Mundial. Los anlisis del neoliberalismo contemporneo lo conducirn a romper con su ya tradicional franco-centrismo para llevar su genealoga de la gubernamentalidad hacia dos pases hasta ahora inexplorados en su obra: Alemania y los Estados Unidos. Y tales anlisis le permitirn desarrollar una serie de hiptesis sobre temas centrales en la agenda poltica contempornea, tales como la seguridad social, la investigacin gentica, el desempleo estructural, la pobreza y el papel de los sujetos en la nueva economa del saber. (p. 11)3.- El inters por las prcticas de libertad. As, tanto liberalismo como neoliberalismo se tratan en que la libertad forma parte de tecnologas de conduccin. Lo de inters es cmo esas tecnologas que dominan (sutilmente) y dirigen las conductas de los hombres son capaces de crear un ethos, unas condiciones de aceptabilidad en donde los sujetos se experimentan as mismos como libres, aunque los objetivos de su conducta sean puestos por otros. Es, pues, la relacin entre el poder y la libertad lo que respira latente bajo el proyecto de una historia de la gubernamentalidad. (p. 12)El autor cuando habla de Filosofa Poltica de Foucault, se refiere a hacer una Filosofa de las Tecnologas Polticas. Pues lo que nos ofrecen las lecciones de 1978 y 1979 es una reflexin sobre el modo en que la poltica conlleva necesariamente la puesta en marcha de una racionalidad tcnica.()Las tecnologas polticas de las que habla Foucault, y en particular las que operan en el liberalismo y el neoliberalismo, producen modos de existencia, pues a travs de ellas los individuos y colectivos se subjetivan, adquieren una experiencia concreta del mundo. Su propsito es, por tanto, la autorregulacin de los sujetos: lograr que los gobernados hagan coincidir sus propios deseos, esperanzas, decisiones, necesidades y estilos de vida con objetivos gubernamentales fijados de antemano. Por eso las tecnologas polticas no buscan obligar a que otros se comporten de cierto modo (y en contra de su voluntad), sino hacer que esa conducta sea vista por los gobernados mismos como buena, digna, honorable y, por encima de todo, como propia, como proveniente de su libertad. (p. 13)

CAPTULO I LA ANALTICA DE LA GUBERNAMENTALIDADMS ALL DEL MODELO BLICONota: uno de los grandes crticas a Foucault es el de encajonar su anlisis en una dualidad del poder, atrapado en dominacin-resistencia. Es el caso de las opiniones que vierte Foucault sobre la revolucin islmica de Irn. El 7 de enero de 1976 dice que sus investigaciones de los ltimos aos se inscriben en un modelo de anlisis del poder que llama el esquema lucha/represin, tambin denominado por l mismo la hiptesis de Nietzsche (Foucault, 2000: 29). Afirma que este modelo debe ser reconsiderado, pues la nocin del enfrentamiento agonstico de fuerzas, en otras palabras, el modelo blico de anlisis, resulta insuficiente para comprender las relaciones de poder.En efecto, inspirado por sus lecturas de Nietzsche, hasta mediados de los aos setenta Foucault haba repetido hasta la saciedad que el modelo jurdico del poder (compartido tanto por la teora poltica burguesa como por el marxismo) deba ser sustituido por un modelo estratgico segn el cual el poder es una relacin descentrada y desigual de fuerzas que atraviesa tanto a dominadores como a dominados. Desde esta perspectiva, al poder slo puede contraponerse otro poder de signo contrario, y las relaciones sociales deben ser concebidas enteramente bajo el esquema de la batalla: fuerza contra fuerza, represin contra resistencia, derrota contra victoria. La diferencia entre un poder que domina y un poder que se opone a la dominacin no es de forma sino nicamente de fuerza. Basta recordar que en su conversacin de 1971 con Noam Chomsky (programticamente titulada justicia versus poder), Foucault deca que las luchas sociales no deban entenderse en trminos de su legitimidad moral frente al poder dominante, sino en trminos de fuerza y resistencia contra el poder: se hace la guerra para ganarla, no porque sea justa (Foucault/Chomsky, 2006: 73) (p. 22-23).As es como se revela el mtodo de Foucault: la historia no est marcada por un tipo de racionalidad subyacente, sino como un enfrentamiento azaroso de fuerzas que abarcan no slo las relaciones entre los Estados sino tambin, y sobre todo, el mbito de la experiencia cotidiana, la microfsica del poder. La guerra es, en realidad, una guerra de fuerzas que emergen aleatoriamente en algn punto de la historia para componerse de forma productiva y luego descomponerse de nuevo. El propsito de la genealoga es realizar un anlisis del modo en que tales fuerzas producen saberes, objetos de conocimiento, instituciones, prcticas y sujetos, enmarcados en un juego perpetuo de vencedores y vencidos (p. 23)Por ende La historia no es otra cosa que una sucesin interminable de dominaciones y de resistencias que generan nuevas dominaciones (p.24)Deluze seala que Foucault se ve en la necesidad de dar con una tercera posicin, y no entramparse en las relaciones de poder. Hasta entonces las dos dimensiones de la analtica del poder eran el Saber y el Poder. Donde El preso, el loco, el soldado, el obrero, por ejemplo, son subjetividades que se forman a travs de procesos de sujecin disciplinaria en la crcel, en el hospital psiquitrico, en el cuartel y en la fbrica (p. 25). Las Instituciones operar como laboratorios y Ser sujeto equivale entonces a estar sujetado tanto a unas disciplinas corporales como a unas verdades cientficamente legitimadas (p.25).Aquella tercera dimensin era la subjetividad, hacer de esta una dimensin independiente del poder y del saber, pero que se relacionan unas con otras. En una entrevista realizada pocos das antes de su muerte, al hacer una retrospectiva general de su obra, Foucault reconoci que a su analtica le hizo falta una lnea de fuga frente al poder y al saber, cuestin que quiso abordar en sus ltimos trabajos: Me parece que en Historia de la locura, en Las palabras y las cosas y tambin en Vigilar y castigar mucho de lo que se encontraba implcito no podra hacerse explcito debido a la manera en que planteaba los problemas. Intent sealar tres grandes tipos de problemas: el de la verdad, el del poder y el de la conducta individual. Estos tres mbitos de la experiencia no pueden comprenderse sino unos en relacin con los otros y no se pueden comprender los unos sin los otros. Lo que me perjudic en los libros precedentes es el haber considerado las dos primeras experiencias sin tener en cuenta la tercera [...] Se trataba, pues, de reintroducir el problema del sujeto, que haba dejado ms o menos de lado en mis primeros estudios. (Foucault, 1999c: 382; 390) (p.26)De ah en adelante se interes por concentrar sus estudios no tanto en las relaciones de fuerzas sino en las articulaciones que se dan entre tres dimensiones irreductibles unas a otras: el poder, el saber y la subjetividad. Esto significa que las formas de saber y los procesos de subjetivacin ya no son vistos como meros epifenmenos del poder, sino como posibles espacios de libertad y resistencia a la dominacin. De este modo se supera el impasse terico al que haca referencia Deleuze y que tanto haban sealado los crticos de Foucault hasta mediados de los setenta: es posible una resistencia a la dominacin que no es simplemente la fuerza contraria de ese mismo poder frente al que se lucha. Es aqu donde el concepto gubernamentalidad aparecer como nueva grilla de inteligibilidad para su analtica del poder (p. 26).PRCTICAS, RACIONALIDADES, TECNOLOGASEl giro realizado por Foucault no significa un cambio total de su mirada, es ms bien un punto de fuga en el cual ya no ver las relaciones de poder como marcadas nicamente por la dominacin, sino tambin como un juego de acciones sobre acciones (Foucault, 2001: 253), el autor contina: Es decir que para el ltimo Foucault una cosa son las relaciones de poder y otra muy distinta son los estados de dominacin. La diferencia bsica es que, por tratarse de un juego de acciones sobre acciones, las relaciones de poder son reversibles, mientras que en los estados de dominacin no impera el juego de libertades sino el ejercicio de la violencia (ibid.: 87). No obstante, los juegos de libertades como todos los juegos tienen reglas, y es precisamente el anlisis de tales reglas lo que conecta el trabajo de Foucault sobre la gubernamentalidad con sus libros anteriores.(p. 27).Por ende es menester analizar tres conceptos interrelacionados: 1.-Prcticas: se refiere a lo que los hombres realmente hacen cuando hablan o cuando actan. Es decir, las prcticas no son expresin de algo que est detrs de lo que se hace (el pensamiento, el inconsciente, la ideologa o la mentalidad), sino que son siempre manifiestas; no remiten a algo fuera de ellas que las explique, si no que su sentido es inmanente. Tras el teln no hay nada que ver ni que escuchar, porque tanto lo que se dice como lo que se hace son positividades. Las prcticas, en suma, siempre estn en acto y nunca son engaosas. No hay nada reprimido o alienado que haya que restaurar, y nada oculto que haya que revelar. El mundo es siempre, y en cada momento, lo que es y no otra cosa: aquello que se dice tal como se dice y aquello que se hace tal como se hace. Para Foucault lo no dicho o lo no hecho en una poca determinada simplemente no existe y, por tanto, no puede ser objeto de historia. (p.28)*Para el ultimo Foucault una cosa son las relaciones de poder y otra muy distinta son los estados de dominacin (pg. 27)

LA GUBERNAMENTALIZACIN DEL ESTADOFoucault realiza una superacin del modelo blico por una analtica de las racionalidades de gobierno. Analtica significa que se trata de un tipo de estudio orientado al examen de las condiciones particulares bajo las cuales emergen y se transforman diferentes prcticas de gobierno, mirando adems el tipo de racionalidad especfico movilizado por cada una de esas prcticas. Es decir que en lugar de ver esta multiplicidad de racionalidades como remitidas a algn tipo de unidad o principio nico, prefiere analizarlas en su singularidad. Esta es la razn por la cual hemos venido hablando de gobierno sin mencionar en ningn momento al Estado. (Pg. 44-45)Pero, no es acaso el Estado el locus por excelencia del gobierno? Foucault muestra que el Estado no es la sede y origen del gobierno, sino nicamente el lugar de su codificacin. Por eso es necesario distinguir entre una teora del gobierno y una analtica de la gubernamentalidad. Una teora del gobierno da por supuesto al Estado como actor unitario, dotado de un conjunto de instituciones o aparatos que sirven como asiento y base del gobierno. Una teora semejante se ocupar de reflexionar sobre cuestiones tales como la legitimidad del gobierno, las mejores o peores formas de gobernar (democracia, populismo, totalitarismo), o bien sobre la sostenibilidad de las potestades legislativas, punitivas o administrativas del Estado (gobernabilidad, gobernanza, etc.). Por el contrario, una analtica de la gubernamentalidad no parte de la unidad del Estado sino de una multiplicidad de prcticas dotadas de racionalidades particulares. En este sentido, la analtica se ocupar de mostrar cmo, en algn momento especfico de la historia (Foucault dir que entre los siglos XVIXVIII), el Estado surge como la objetivacin de una serie de prcticas gubernamentales, de manera anloga a como la locura o la sexualidad surgieron a partir de una serie de prcticas mdicas y disciplinarias. La analtica no se ocupar entonces de trazar la historia de las objetivaciones, sino la historia de las prcticas, de tal manera que su objetivo no es hacer la historia del gobierno estatal sino la historia de la gubernamentalizacin del Estado. Su problema no es, por tanto, el Estado (como si se tratase de una entidad natural), sino las prcticas de gobierno; y tampoco la estatizacin de la sociedad, sino la gubernamentalizacin del Estado: Las formas y las situaciones especficas del gobierno de unos hombres por otros son mltiples en una sociedad dada, estn superpuestas, se cruzan, imponen sus propios lmites, algunas veces se destruyen unas a otras, a veces se refuerzan. Es cierto que en las sociedades contemporneas el Estado no es simplemente una de las formas o situaciones especficas del ejercicio del poder (incluso si es el ms importante), sino que en cierta manera todas las otras formas de la relacin de poder deben referirse a l. Pero no es porque sean derivadas de l; es ms bien porque las relaciones de poder han llegado a estar cada vez ms bajo el control del Estado [] En referencia al sentido restringido de la palabra gobierno, se podra decir que las relaciones de poder han sido progresivamente gubernamentalizadas, es decir, elaboradas, racionalizadas y centralizadas en la forma de, o bajo los auspicios de las instituciones del Estado. (pg. 45-46)

Nota: ver libro de Foucault 1991d:96*Es por eso que una analtica de la gubernamentalidad se pregunta por la emergencia histrica de un conjunto de prcticas, racionalidades y tecnologas de gobierno, y luego por el modo en que esa multiplicidad se centraliza en un solo aparato: el Estado moderno. (pg. 46) Es en s un estudio genealgico de las prcticas gubernamentales y a su vez una genealoga de los procedimientos de estatalizacin.La importancia no es el origen del estado sino que se preocupa por la Racionalidad Poltica (el que caracteriza al Estado desde el siglo XVII).Nota: ver texto Omnes et singulatim: hacia una crtica de la razn poltica.--> la racionalidad no le pertenece al Estado****Una buena forma de entender cmo opera la analtica de la gubernamentalidad es mediante el concepto problematizacin. Foucault dice que problematizacin es el conjunto de prcticas discursivas y no discursivas que hace que algo entre en el juego de lo verdadero y de lo falso y lo constituye como objeto para el pensamiento (Foucault, 1999e:371) (pg. 47) Es cuando los aspectos de la vida cotidiana pasan a ser objeto de reflexin y produccin de literatura especializada (gobierno de la casa, los hijos, de s mismos, sexualidad, etc.).La caracterstica de la nueva literatura sobre el gobierno es que ya no se basa en el gobierno de la familia, utilizado hasta entonces por el soberano. Pero, lo realiza la problematizacin es desnaturalizar el modelo jurdico de gobierno, y es as como la problematizacin (que emerge en el siglo XVI) da fruto a la idea de que el gobierno tiene una racionalidad especfica, que no puede compararse ya con el gobierno de la familia. (pg. 47)Gobernar significa administrar adecuadamente las riquezas, el territorio y, sobre todo, las poblaciones. Ya no se trata de un modelo jurdico, sino de un modelo econmico. El gobierno debe hacerse cargo de las complejas relaciones entre las riquezas, la poblacin y el territorio, y para ello no basta la metfora de la familia. Para gobernar se requiere de un conocimiento experto: la economa poltica (pg. 47, 48) ya no le compete al soberano, sino a una ciencia del gobierno manejada por expertos que le indican cmo producir mayor riqueza posible. Esta nueva ciencia de gobierno debe ser capaz de conocer la naturaleza misma de aquello que se gobierna: sus procesos internos, sus leyes. Se gobierna ya no conforme a normas trascendentes, sino conforme a una racionalidad inmanente. La racionalidad a travs de la cual se ejerce el gobierno es de este mundo.Segunda tarea de la analtica de la gubernamentalidad: Ocuparse del modo en que una o varias prcticas inmanentes de gobierno operan en conjunto con uno o varios regmenes de verdad (pg. 48). Se trata tambin de una Arqueologa. Esto es que su propsito es mirar qu tipos de discursos y juegos de verdad hicieron posible que unas determinadas prcticas de gobierno gozaran de aceptabilidad cognitiva en un momento especfico de la historia Lo que hace la analtica de la gubernamentalidad es dar cuenta del modo en que ese saber experto define las condiciones de produccin y circulacin de la verdad sobre el gobierno de las poblaciones. No fueron, pues, los grandes filsofos ilustrados quienes jugaron un papel central en la produccin de esa verdad. En manifiesto contraste con la historia de las ideas, la analtica de la gubernamentalidad privilegia aquellos lugares de produccin de la verdad en los que el pensamiento deviene operacional y prctico (pag. 48).Decimos, en suma, que la analtica de la gubernamentalidad cumple una tarea doble, a la vez genealgica y arqueolgica: examinar las posibles articulaciones entre unas tecnologas de conduccin de la conducta y unas tecnologas de produccin de la verdad: (pg. 49)la analtica de la gubernamentalidad no se agota en una simple curiosidad histrico-filosfica, sino que tambin es una actividad de diagnstico. Diagnosticar, dice Foucault, significa establecer la singularidad de nuestro presente; indagar por qu hemos llegado a ser lo que somos y no otra cosa; tratar de establecer, dentro de un complejo de relaciones de poder y saber histricamente decantadas, por qu hemos llegado a ser lo que hoy somos. Se hace la genealoga y la arqueologa de las tecnologas de gobierno para poder diagnosticar por qu nos conducimos hoy como lo hacemos, por qu somos gobernados de esta forma en particular. En este sentido, la analtica de la gubernamentalidad es una actividad problematizadora, pues contribuye a desnaturalizar nuestra conducta presente (pg. 49).Cul es el diagnstico del presente al que llega Foucault en su analtica de la gubernamentalidad? Se trata de uno muy similar al que varios aos despus ofreci Deleuze en su clebre Postcriptum sobre las sociedades de control. All afirmaba que actualmente vivimos una crisis del modelo disciplinario teorizado por Foucault, pues las relaciones de dominio ya no se asientan sobre instituciones de secuestro como la fbrica, el hospital y el cuartel general, sino que tienen un modus operandi completamente diferente. Los dispositivos de poder hegemnicos hoy en da no funcionan de manera seriada y cuadricular, delimitando tareas y funciones para producir subjetividades normalizadas. Esto significa que el problema ya no es tanto la normalizacin de la subjetividad mediante el confinamiento disciplinario, en el que se extrae un trabajo til de la molaridad de los cuerpos (brazos, piernas, manos, etc.), sino la modulacin de los flujos moleculares del cuerpo (afectos, deseos, memoria, atencin, etc.) en espacios abiertos, ya que de su gestin depender la posicionalidad de los sujetos en un capitalismo que ya no es de produccin, sino de marketing (Deleuze, 2006b: 283) arketing (Deleuze, 2006b: 283). La situacin aqu descrita por Deleuze corresponde al diagnstico del neoliberalismo realizado por Foucault varios aos antes en su curso de 1979 Nacimiento de la biopoltica. All mostr que la era de la vigilancia disciplinaria llevada adelante por el Estado benefactor (welfare) ha quedado atrs, pues el nuevo arte neoliberal de gobierno ya no opera tratando de unificar una multiplicidad a travs del encierro, sino creando un medio ambiente (milieu) en el que los gobernados puedan moverse con libertad. En la clase del 21 de marzo de 1979, hablando del neoliberalismo norteamericano, Foucault dice que en su horizonte de gobierno no aparece el proyecto de una sociedad exclusivamente disciplinaria, sino, por el contrario Esto significa que las tecnologas neoliberales no favorecen la proliferacin de instituciones disciplinarias, sino la modulacin de la conducta de los sujetos en espacios abiertos, como bien lo dijo Deleuze. No se interviene sobre los cuerpos directamente, sino sobre un medio ambiente (accin a distancia) que favorece la autorregulacin de la conducta. En el neoliberalismo se parte de que todos los individuos, aun los que se encuentran en las mrgenes de la sociedad, tienen la capacidad de incrementar su capital humano mediante la creacin, la innovacin y el emprendimiento. ero para lograr esto es necesario crear un medio ambiente de libertad frente a las vigilancias estatales, de tal modo que los sujetos puedan hacer marketing de s mismos, adquirir nuevas competencias inmateriales y deslizarse tan flexiblemente como las serpientes. Hemos pasado del topo disciplinario a la serpiente neoliberal (vase Deleuze, 2006b: 282) Diramos entonces que el diagnstico del presente ofrecido por la analtica de la gubernamentalidad es el de una sociedad donde la forma-empresa domina sobre la forma-Estado. Una sociedad compuesta ya no de individuos ni de colectividades sino de mercados, en donde el control se desterritorializa (queda situado fuera de los aparatos del Estado) y, al mismo tiempo, se moleculariza. Lo que ms interesa en las tecnologas neoliberales no es tanto que los sujetos trabajen para satisfacer necesidades bsicas (comer, dormir, abrigarse, descansar) y adquirir objetos materiales (cosificados como propiedad), sino que se capitalicen a s mismos, es decir que logren invertir sus recursos en mbitos inmateriales como la belleza, el amor, la sexualidad (pg. 50-51) conocimiento, la espiritualidad, las buenas maneras, etc., pues tales inversiones contribuyen a aumentar sus posibilidades de movilidad en una economa abierta de mercado. Asistimos entonces a la planetarizacin de la sociedad de consumo, cuyo funcionamiento est anclado en los estilos de vida y modos de existencia de los sujetos, y que por tanto no es modificable a partir de acciones dirigidas a intervenir sobre una exterioridad. Los enemigos somos nosotros mismos (pg. 52).

CAPTULO IIEL GOBIERNO DE LAS POBLACIONES

BIOPOLTICA Y GUBERNAMENTALIDADLa gubernamentalidad opera tanto en un nivel molecular y a nivel molar.El concepto de Biopoltica (mencionado en 1978) nace como oposicin al paradigma de soberana. En la voluntad de saber y en defender la sociedad se opone el poder soberano al poder sobre la vida. Dos tipos de poder diferentes, de dos tecnologas opuestas: por un lado el derecho de la vida y muerte, por el otro la biopoltica: Se trata, pues, de una cesura entre dos mecanismos de poder inconmensurables: en el rgimen de soberana la vida est por completo en manos del soberano, quien tiene la potestad de concederla o de quitarla. El soberano tiene poder de apropiarse de las fuerzas vitales del sbdito y emplearlas como quiera: en la guerra, en las labores agrcolas, en la esclavitud. Puede sustraer la potencia de vida a su entero capricho. Por eso, en Defender la sociedad (clase del 17 de marzo de 1976) Foucault caracteriza este tipo de poder con la frmula hacer morir, dejar vivir (2000: 218). Por el contrario, a partir del siglo XVIII la vida se instala en el centro de la poltica estatal y ya no depende de una decisin personal del soberano. Ahora se trata ya no tanto de sustraer la potencia de vida, sino de producirla y darle forma. Se gestiona la potencia de vida para hacerla ms productiva, ms eficiente, ms segura, ms regulada, menos sometida a las contingencias. Foucault caracteriza este nuevo mecanismo de poder con la frmula hacer vivir, dejar morir (ibid.). Tenemos entonces que en el primer caso (el poder soberano) la vida es sustrada, mientras que en el segundo (el biopoder) la vida es potenciada y maximizada. (pg. 56)El poder sobre la vida se desarroll de dos formas complementarias. En primera instancia F. lo vea como un poder bipolar, pero despus not que uno se superpona al otro[footnoteRef:1]: Ya no se trata de una sino de dos tecnologas con racionalidades diferentes: una est dirigida hacia el adiestramiento de los cuerpos, la otra hacia la regulacin de las poblaciones (pg. 57). La Anatomopoltica y la Biopoltica, donde la segunda engloba a la primera. [1: Foucault ya no habla de una sola tecnologa bipolar, sino de dos tecnologas que funcionan de forma diferente pero que trabajan superpuestas. (pg. 57)]

Pie de pgina del libro en la pgina 58: La anatomopoltica y la biopoltica seran, en este caso, tecnologas de dominacin y no tecnologas de gobierno: Desde el momento en que estamos frente a relaciones de poder, no estamos en el derecho ni en la soberana; estamos en la dominacin, en esa relacin histricamente definida, indefinidamente densa y mltiple de la dominacin. No se sale de la dominacin, por lo tanto, no se sale de la historia (Foucault, 2000: 108)NOTA: el modelo terico de Maquiavelo se encuentra anclado en el modelo Jurdico del contrato, en el modelo de la soberana jurdica del soberano donde el poder no se ejerce sobre las cosas sino sobre un territorio.Para Guillaune de La Perrire (segn Foucault es el primero en dar los esbozos de la nocin y de la teora del arte de gobernar) el gobierno no se ejerce primeramente a un territorio sino sobre la relacin que se establece sobre los hombres y el territorio. Esto quiere decir que el gobierno reside en el gobierno de las poblaciones: ya que son los hombres, a partir de sus hbitos y costumbres particulares, quienes entablan vnculos permanentes con las riquezas y los recursos del territorio. Ya no se trata entonces de imponer leyes o castigos sobre los hombres que habitan un territorio, sino de desplegar tcnicas y tcticas de gobierno que permitan a esos hombres conducirse de tal forma que sus acciones puedan generar un aumento de riquezas para el Estado. No es mediante la imposicin de la ley sino mediante el gobierno que se pueden alcanzar los fines del Estado. (pg. 59). Esa es la diferencia conceptual con Maquiavelo. En el siglo XVI: El buen gobernante deba preguntarse cmo administrar adecuadamente la relacin entre los hombres y el territorio. Gobernar un Estado significa introducir el tema de la economa dentro del ejercicio poltico, de modo que el soberano pudiese ejercer control sobre las riquezas, los habitantes y los recursos territoriales. sin embargo en ese siglo el trmino economa no designaba an un nivel de realidad, un campo especfico de intervencin gubernamental. Esto ocurrira apenas con la reflexin adelantada por los fisicratas en el siglo XVIII. Son ellos quienes empezaran a hablar concretamente de un gobierno econmico, es decir, del ejercicio del poder conforme al modelo de la economa. Pero segn Foucault, este problema ya estaba en cierto modo contenido en el texto de La Perrire, quien defina el gobierno como la recta disposicin de las cosas. (pg. 60)Pero las palabras de La Perrire se cristalizarn a comienzos del siglo XVIII con la emergencia de una racionalidad poltica sui generis que Foucault denomina razn de Estado.Se entiende a la poblacin no como un conjunto de personas sino como un conjunto de procesos, y es el arte de Gobernar quin debe conocer esos procesos, con el fin de generar tcnicas especficas para gobernarlos, aquella es la recta disposicin de las cosas. puesto que se entiende que la realidad es dinmica.Ante la relevancia de la Poblacin es que el problema del gobierno logra por fin ser formulado por fuera del marco jurdico de la soberana. Por Gubernamentalidad entiendo el conjunto constituido por las instituciones, los procedimientos, anlisis y reflexiones, los clculos y las tcticas que permiten ejercer esta forma tan especfica, tan compleja, de poder, que tiene como meta principal la poblacin, como forma primordial de saber, la economa poltica, y como instrumento tcnico esencial, los dispositivos de seguridad. NOTA: cul es el efecto de la biopoltica? En este punto, la respuesta de Foucault parece abrirse en direcciones divergentes que apelan a otras dos nociones, implicadas desde un principio en el concepto de bios, pero situadas en los extremos de su extensin semntica: la de subjetivacin y la de muerte. Ambas con respecto a la vida- constituyen ms que dos posibilidades. Son a un tiempo su forma y su fondo, su origen y su destino, pero conforme a una divergencia que parece no admitir mediaciones: una u otra. O la biopoltica produce subjetividad, o produce muerte. O torna sujeto a su propio objeto, o lo objetiviza definitivamente. O es poltica de la vida, o sobre la vida. Una vez ms, la categora de biopoltica se cierra sobre s misma sin revelarnos el contenido de su enigma (Espsito, 2006: 53). En otro lugar dice Espsito: El hecho de que esta alternativa hermenutica, interna a sus textos, haya encontrado una radicalizacin en los trabajos de Antonio Negri, por una parte, y de Giorgio Agamben, por otra, conforma la antinomia presente desde el principio en la elaboracin foucaultiana de la biopoltica (Espsito, 2009: 20). Ms que hacer morir de la soberana y el dejar vivir de la biopoltica, de lo que se trata es de examinar el modo en que asuntos tales como la salud, la higiene, la longevidad, la natalidad y la raza quedan integrados a un conjunto gubernamental ms amplio, que es donde se juega precisamente la racionalidad poltica, entendida como gobierno del Estado. Con otras palabras: la identificacin entre bios y poltica, donde esta ltima era entendida como la guerra continuada por otros medios, es abandonada en nombre de una consideracin ms general de la poltica como gobierno (pg. ). Sin embargo autores como Agamben y Negri radicalizaran el concepto de biopoltica, generalizando su uso en donde para Foucault slo es vlido en situaciones especficas. Pero, es Foucault el causante de la deshistorizacin de la biopoltica, categora que aparece como: subjetivacin en la voluntad de saber y muerte en Defender la sociedad. Este impasse terico de la hiptesis del biopoder exige su reubicacin en un marco ms amplio de anlisis: el examen histrico de las condiciones materiales de formacin de la poblacin como campo de intervencin gubernamental entre los siglos XVII y XVIII. Por lo cual Foucault se ve forzado a abandonar la inicial genealiga del biopoder (nacimiento de la biopoltica) por una historia de la gubernamentalidad que se ocupar del modo en que las tecnologas liberales se harn cargo del gobierno sobre la vida en las sociedades occidentales. Podemos decir que el concepto de biopoltica es provisional en la obra de Foucault y cumple la funcin de puente entre el modelo blico y el modelo gubernamental (pg. 63).

LOS DISPOSITIVOS DE SEGURIDADCmo emerge y funciona el entramado racional de prcticas? La respuesta se encuentra en el concepto de Dispositivo. En su uso cotidiano esta palabra tiene como significado refiere a la implementacin de un sistema o aparato que tiene una funcin prctica y un propsito especfico, emplazamientos que ponen en relacin diferentes elementos, pero que son algo ms que la simple sumatoria de sus elementos; definindose por la funcin que cumple la relacin en conjunto y no por la particularidad de los elementos relacionados. Los dispositivos son entonces cajas de resonancia que actualizan las virtualidades presentes en cada uno de los elementos que resuenan. (pg 64)Por lo cual, al hablar de racionalidad del dispositivo se est tratando con una racionalidad eminentemente prctica; ya que los dispositivos aparecen en un momento dado de la historia para responder a una urgencia. Inscribindose en relaciones de poder y juegan all como operadores prcticos orientados a la readecuacin de ciertas relaciones de fuerza con el fin de rellenar espacios vacos (pg. 65). NOTA: Andrea Bhrmann y Werner Schneider ( en: 2008. Vom Dikurs Zum Dispositiv. Etine Einfhrung in die Dispositivanalyse. Bielefeld: Transcript Verlag.) Mencionan que el dispositivo acta como un aparato cuya funcin es readecuar las relaciones de poder en un momento determinado conforme a nuevos objetivos y nuevas estrategias.NOTA: cunado Foucault hace la tesis de la estrategia sin estratega, quiere decir que los intereses de estos actores (individuales o colectivos) no ofrecen una explicacin suficiente para entender cmo funciona un dispositivo. Los actores juegan y desarrollan ciertamente sus propias estrategias de juego (sus jugadas son libres), pero no son ellos quienes ponen las reglas que gobiernan el juego. La racionalidad del juego precede a las estrategias de juego. (en el pie de pgina pg. 65)NOTA: Las epistemes (en las palabras y las cosas) son dispositivos discursivos cuyo funcionamiento no se reduce ciertamente a la racionalidad de los dispositivos, pero tampoco es independiente de ella. Por eso lo importante es la Red de relaciones que se establece entre los conjuntos (sean discursivos como no discursivos).-->Episteme: es lo que hace posible que ciertos enunciados puedan ser tenidos como verdaderos o falsos en un orden del saber. Dispositivo: es lo que hace posible que unas determinadas relaciones de dominacin y de gobierno puedan llegar a cristalizarse en un momento dado de la historia.El dispositivo de seguridad es un conjunto sui generis que articula las relaciones de gobierno, cuestin diferente a otros tipos de relaciones de poder.Existen tipos de dispositivos histricos-, los cuales se distinguen analticamente en tres conjuntos: los mecanismos jurdicos (tecnologa de cdigo binario: prohibicin/permisin), mecanismos disciplinarios (encauzar las conductas y la desviacin encerrar) y mecanismos securitarios (busca la gestin, poniendo en marcha una serie de tcnicas (estadsticas, mediciones, diseos urbanos) capaces de insertar el fenmeno del crimen dentro de una serie de acontecimientos probables para as realizar un clculo de riesgos y de costos. Ejemplo del crimen: No interesa la sancin del crimen ni cmo preverlo eficazmente, lo que importa es cunto le cuesta al Estado rebajar el ndice medio de criminalidad. No se trata ya de derrotar el crimen sino de gestionar la criminalidad. Es pues un problema de gobierno sobre las poblaciones. Tmpoco se trata, como en Defender la Sociedad, de identificar, clasificar y eliminar a las malas razas, sino de establecer estimaciones probabilsticas que permitan detectar cules son los grupos de riesgo (enfermos potenciales, inmigrantes, desplazados, indigentes, etc.) a fin de ejercer un gobierno eficaz sobre ellos. Gestin y no prohibicin o eliminacin de las instancias de riesgo. Lo cual significa que los dispositivos de seguridad no opera en el cdigo normal/anormal o permitido/prohibido, sino con la pareja aceptable/inaceptable en trminos de calculabilidad econmica y poltica. La criminalidad debe ser gobernada, es decir, debe mantenerse dentro de un intervalo aceptable, que no suponga una amenaza para la estabilidad del gobierno ni para el conjunto de la poblacin. Economa del riesgo, cuyo estudio abordar Foucault en el curso Nacimiento de la biopoltica, cuando habla del neoliberalismo norteamericano. (pg. 68-69)Los dispositivos de seguridad incluyen en su ensamblaje una serie de tcnicas heterogneas. Por ejemplo, es en 1978 donde Foucault habla de la Produccin del Espacio como una tcnica orientada al gobierno sobre las poblaciones (hospital, manicomios, cuarteles, escuelas y crceles).En Le Matre plantea un problema tcnico fundamental en el siglo XVII (en el mercantilismo): cmo disear y construir una ciudad teniendo en cuenta la circulacin permanente de mercancas. Ya no se piensa en una ciudad amurallada, sin embargo al ser un modelo todava anclado en la soberana Le Matre piensa que la circulacin deba ser estratificada mediante leyes y reglamentos que permitan y prohban determinados flujos. Actualmente lo que se implementa son dispositivos de Soberana que operan mediante la codificacin espacial de los flujos (es el ejemplo de la fronteras estatales).En el ao 1691 el diseo de la Pequea ciudad de el cardenal- Richelieu construida por el arquitecto Jacques Lemercier planteando una tcnica de produccin espacial cuyo objetivo ya no es codificar los flujos econmicos mediante la expedicin de leyes y reglamentos, sino disciplinarlos mediante un cuadriculamiento de las rutinas (pg. 71) haciendo de ellos ms productivos y especializados, y tiles para el Estado. De un control jurdico y en masa se pasa a un control incorporado al cuerpo y a la rutinas individuales. En lugar de la sustraccin econmica (a travs de impuestos, controles, estancos. Monopolios, etc.) se estimula la productividad econmica de individuos disciplinados (pg. 72). Sin embargo no es un proyecto que favorezca el gobierno de las poblaciones.Es en la ciudad de Nantes a finales del siglo XVIII y comienzos del XIX donde la ciudad procura una gestin gubernamental de los flujos en varios niveles: circulacin de enfermedades, circulacin de clases peligrosas, circulacin de mercancas, circulacin del trabajo, etc. No se trata ya de la ciudad soberana de Le Matre, no de la ciudad disciplinaria de Lemercier, sino de una ciudad securitaria en la que el problema no es controlar la circulacin y tampoco disciplinar, sino gestionarla y administrarla. El tema, por tanto, ya no es la estratificacin de la movilidad urbana sino la gestin del riesgo que ella implica para la vida de la poblacin. Y aqu aparecen aquellas tcnicas que mencionbamos antes (estadsticas, mediciones, clculo de riesgos y costos) cuya funcin es ejercer un gobierno sobre la circulacin, maximizando sus elementos desables (econmicos o polticamente) y minimizando sus elementos indeseables. En la ciudad habr enfermedades, habr clases peligrosas, habr ilegalidad, habr contrabando, etc., pero de lo que se trata es de ejercer un gobierno sobre esas variables, de ponerlas en juego todo el tiempo y de tener en cuenta todo lo que puede llegar a pasar. (pg. 72)La racionalidad de los dispositivos de seguridad no se orienta, entonces a la prohibicin o permisin de las actividades econmicas (dispositivos de soberana), ni a la normalizacin de las rutinas productivas (dispositivos disciplinarios), sino a la gestin de acontecimientos a travs del clculo de probabilidades. (pg. 73)NOTA: Los dispositivos de seguridad acondicionan un medio ambiente que favorece la circulacin permanente, y lo hacen mediante la implementacin de unas tecnologas de accin a distancia (Concepto de Canguilhem) en las que no se interviene sobre los individuos directamente, sino sobre el medio ambiente en el que esos individuos viven. (ver sobre Maurizio Lazzarato 2006. Por una poltica menor: acontecimiento y poltica en la sociedad de control, Madrid: Traficantes de Sueos.) Es decir, no se busca normalizar la conducta, sino las condiciones de la conducta. En vez de afectar a los individuos (como sujetos de derecho o como cuerpos susceptibles de disciplina), se afectan las condiciones de vida de una poblacin. La produccin tcnica de ese medio, a travs de un conjunto de intervenciones arquitectnicas, urbansticas y sanitarias sobre el espacio, no es otra cosa que el intento de gobernar una multiplicidad de individuos conforme a tecnologas que los unen de acuerdo a variables biolgicas (natalidad, mortalidad, salud, potencia de trabajo, etc.) Se trata, dice Foucault, de la irrupcin del problema de la naturalidad de la especie humana dentro de un medio artificial. Producir las condiciones de existencia de una poblacin con el fin de ejercer un gobierno econmico sobre la conducta de los individuos: este es el objetivo ltimo de los dispositivos de seguridad. Por ende la biopoltica es un elemento clave de los dispositivos de seguridad.Nota: Foucault cita el texto Recherces sur la population de Jean-Baptiste Moheu, considerndolo el primer gran terico de la biopoltica. Puesto que en aquel texto se afirma que la mejor forma de gobernar a los sbditos no es asegurando el territorio mediante la expedicin de leyes, o el castigo ejemplar sino a travs del cambio de las condiciones vitales que rigen la existencia fsica y moral de una poblacin.Los dispositivos de seguridad son entonces un conjunto de tcnicas orientadas ya no a la sustraccin de la potencia de vida del sbdito, sino a la creacin de unas condiciones medioamblentales que favorezcan la multiplicacin de esa potencia de vida (pg. 75)Nota: ejemplo del Modus Operandis de aquel tipo de gobierno: Leccin del 18 de enero de 1978 en el libro: Seguridad, Territorio, Poblacin.- en donde los mercantilistas son los primeros en aplicar una tcnica de control social sobre el acontecimiento escasez antes de que este ocurra (la escasez del grano), sin embargo aquel mecanismo an se ancla en nociones de dispositivos de soberana y disciplinarios; ms adelante sern los fisicratas los que propondrn un gobierno econmico sobre la escasez: favorecer la libertad de comercio y la circulacin ilimitada de grano. Esto al mismo tiempo plantea una Mutacin de las Tecnologas de Poder en donde no se interviene sobre la conducta de las personas sino sobre las condiciones de la conducta En lugar de impedir que los campesinos siembren y que los comerciantes hagan negocios, se trata de fomentar la actividad independiente tanto del campesino como del comerciante. Lo que se halla en juego aqu es permitir el movimiento, hacer que las personas y las cosas se muevan, dejar fluir las circulaciones en lugar de prohibirlas o disciplinarlas. Laissez faire, laissez passer. Por qu? (...) porque el gobierno no radica en imponer conductas por la fuerza (dominaciin) y tampoco en modificarlas a travs del adiestramiento sistemtico de los cuerpos individuales (disciplinamiento. La cuestin pasa ahora por crear un milieu, un medio ambiente que permita la actividad y movilidad de los sbditos, pero dentro de ciertos lmites aceptables. En lugar de imponerles una ley, } dejarlos hacer, permitiendo su iniciativa individual; en lugar de disciplinar sus rutias, dejar pasar aquellas conductas que puedan romper con lo establecido y abrir campo a la creatividad econmica. Dejar entonces que las cosas se muevan, conjurando al mismo tiempo los peligros que esa circulacin conlleva () Asistimos, pues, al nacimiento de una tecnologa de gobierno llamada liberalismo (pg. 77) As mismo ocurre con la viruela. De lo que se trata no es de prevenirla, sino dejarla circular en los cuerpos. No es prevenir, sino gobernar la enfermedad mediante la implementacin de dispositivos de seguridad que permitan gestionar y administrar el riesgo de contagio (cuestin expuesta en la clase del 25 de enero de 1978).En Seguridad, Territorio, Poblacin Foucault distingue entre Normacin y Normalizacin, corrigiendo planteamientos expuestos en Vigilar y Castigar (texto en donde menciona que an hoy la sociedad se mueve bajo la normalizacin disciplinaria que emerge hacia finales del siglo XVIII, la idea del Panoptismo): los mecanismos dominantes en las sociedades actuales si bien son de normalizacin no son disciplinarios sino securitarias y no de sociedades panpticas o disciplinarias.Dispositivo Disciplinario (y Tcnicas disciplinarias) imponen modelos de comportamiento sobre los cuerposson tcnicas centripetales (favorecen operaciones y adiestramientos siguiendo cierto objetivo ya determinado Se parte de una Norma la norma determina el comportamiento de los individuos Impone lo normal-anormal, capaz-inepto, vlido-invlido. Operan bajo Normacin y no por normalizacin.Dispositivo de Seguridad (Tcnicas de Seguridad) son Centripetales pero no bajo normacinParten de Acontecimientos y se dirigen hacia la poblacin, No parten de un modelo ideal o norma preestablecida hacia los individuos los temas no se entienden en la dicotoma de Normal-anormal sino bajo trminos de Peligrosidad el tratamiento es definir una peligrosidad (oleada de inmigrante, terremoto, narcotrfico) considerada normal y luego gestionarla gubernamentalmente manteniendo la estabilidad (de trabajo, salud, Estado, Democracia)Opera por Normalizacin.

DISPOSITIVOEJESOPERACIN (economa del Poder)

SOBERANOLey-SbditoProhibicin (Poder soberano)

DISCIPLINARIONorma-CuerpoNormacin (Metfora del Panptico. El encausamiento de los cuerpos y de la conducta)

SEGURIDADRiesgo-PoblacinRegulacin (Normalizacin. La sociedad como un conjunto de procesos que varan todo el tiempo. Los cuales se les deja actuar, pero dentro de ciertos lmites)

EL GOBIERNO DEL DESEOTesis de Foucault: Los dispositivos de seguridad no pretenden disciplinar los deseos sino gobernar su circulacin (hiptesis que aparece en La Voluntad de Saber). No represin sino gestin del deseo (pg. 80). Esta tesis sigue los postulados de Deleuze y Guattari en el AntiEdipo (ver texto: La Verdad y sus Formas Jurdicas). Foucault dice que el nacimiento de la economa poltica trae consigo el reconocimiento de la dimensin productiva del deseo (se expone en la clase del 25 de enero de 1978: el problema de los gobernantes ya no es decir no a los deseos, sino en cmo decir No a ese deseo cuestin que tambin nos recuerda el texto Dialctica de la Ilustracin). Lo que se deja circular, principalmente, son flujos de deseo. Son los fisicratas los primeros en resolver que la economa no ya no es cmo reprimir los deseos, sino en cmo gobernarlos, (dejar pasar dentro de los lmites) y cmo lograr que su circulacin produzca riquezas para el conjunto de la poblacin (pg. 82). El liberalismo rompe con las viejas tecnologas del poder soberano. El liberalismo en el fondo no busca gobernar las cosas en s mismas (como lo hace la disciplina), sino la gestin de intereses (pg. 83).No hay, pues, liberalismo sin gobierno del deseo, es decir sin la existencia de una esfera de actuacin donde los individuos puedan escenificar y perseguir sus propios intereses. Es aqu donde aparece la nocin de pblico, cuya genealoga nos remite, sin embargo, hacia un momento anterior a la emergencia del liberalismo (pg. 83).Reflexiones sobre Razn de Estado:Maquiaveloel problema central del soberano es el mantenimiento de su poder.Baconel soberano debe preocuparse del gobierno de la economa y de la opinin (Nota: emerge con ello lo pblico y posteriormente, en el siglo XVIII, la publicidad. De hecho, para Bacon Gobernar es hacer creer. Por ende, es necesario tener conocimiento de lo que la gente opina y ejercer gobierno sobre esa opinin).La Razn de Estado debe intervenir sobre la conciencia de la gente, saber de ello, no para imponer sino para modificar su opinin y con ella su manera de hacer y actuar. Este ser uno de los aspectos de la poltica de la Razn de Estado.Qu es Publicidad para Foucault? el gobierno del pblico en tanto sujeto/objeto de opinin.Esta primera Razn de Estado slo crea al pblico pero no a la poblacin. El problema sigue siendo el gobierno de la opinin pblica para fortalecer el poder del Estado y no el gobierno de los intereses para beneficiar a la poblacin (pg. 84). Puesto que an el pblico no es visto como un pblico activo que persigue sus propios intereses y que puede manifestar sus deseos y opiniones con libertad.En esta etapa el Estado se teatraliza y escenifica, publicitndose al pblico que es mero espectador. Se gobierna sobre un sujeto de opinin, pero todava no sujeto de deseo. La publicidad y el teatro son ciertamente tcnicas polticas de gobierno sobre la conducta de otros, pero todava no se han ensamblado a un conjunto tecnolgico mayor que son los dispositivos de seguridad (pg. 84-85).Es a finales del siglo XVIII donde emerge un pblico que ya no es espectador, sino que es actor y productor de sus propias representaciones. Un sujeto de Deseo.La poblacin, entonces, es por un extremo la especie humana y, por otro, lo que llamamos el pblico (cita: Seguridad, Territorio, Poblacin en la pg. 102) bajo esta perspectiva emerge una nueva tecnologa llamada razn de Estado que pronto cambiar de racionalizacionalidad mediante un conjunto de tecnologas de gobierno cuyo objetivo apela a dos estrategias: hacia el gobierno de los procesos biolgicos que afectan a la poblacin y, el otro, hacia el gobierno de la opinin, deseo e intereses del pblico. Es por eso que en Nacimiento de la Biopoltica (clase 7 de marzo de 1979) Foucault hablar del nacimiento de la sociedad civil como blanco y objeto del nuevo arte de gobernar () El pblico, la sociedad civil, operan para Foucault como superficie de agarre del gobierno sobre las poblaciones. El objetivo del gobierno ya no ser el Estado mismo sino un mbito exterior al Estado que deber, sin embargo, estabilizarse gracias a estrategias como la educacin, la higiene, el trabajo, las campaas de publicidad y la medicina social. Pero esto ocurrir nicamente con el consentimiento de los gobernados. No es mediante imposicin de leyes coercitivas y del terror, no es por medio del adiestramiento disciplinario y tampoco mediante la obligatoriedad de asumir un sistema de creencias y opiniones ajenas como se gobierna la poblacin. Lo que har el liberalismo es conducir la conducta de los otros en lugar de regimentarla soberanamente. No ser, entonces, una tecnologa de dominacin sino una tecnologa de gobierno que, como tal partir de la capacidad de accin e iniciativa de los gobernados. En lugar de reprimir sus deseos, los dejar pasar; en lugar de codificar sus movimientos, los gestionar; en lugar de controlar sus opiniones, las regular; en lugar, en suma, de reglamentar sus actividades econmicas, las dejar actuar: laissez faire, laissez passer (pg. 86-87). El Joven Habermas menciona una tesis similar en el ao 1969, bajo una perspectiva histrica-sociolgica, que entre los siglos XVII y XVIII surge en Francia, Inglaterra y Alemania una esfera de discusin y socializacin que acta con independencia frente al Estado absolutista. Donde personas privadas comienzan a discutir temas pblicos, en este pblico burgus no prima el valor del rango y del nacimiento, sino la autoridad del mejor argumento, con la cual quedaban suspendidos tanto las leyes del mercado como del Estado. Lo que postula Habermas es el surgimiento de la Sociedad Civil (Zivilgesellschaft) como esfera independiente y crtica frente a las pretensiones del Estado y de la Iglesia, consolidando un uso autnomo de la razn; aquella que forjara el camino hacia la Revolucin Francesa y el surgimiento del liberalismo. Sin embargo, la diferencia entre Foucault y Habermas radican en el uso de los conceptos de pblico y publicidad, donde para Habermas se describen prcticas, para nuestro autor son accin. Adems, Foucault distingue accin y prcticas.Accin es llevada a cabo por el sujeto.Prcticas (conjunto de prcticas) se encuentran animadas por una racionalidad impersonal.Habermas habla de accin polticaFoucaulthabla de racionalidad poltica (la cual es siempre anterior a la accin poltica, puesto que opera como condicin de posibilidad).A Foucault no le interesa colocar a la burguesa como sujeto de un proyecto que inventa e impone una estrategia de poder contra el Estado, sino que le interesa mirar cmo funciona esa estrategia. La burguesa de la que habla Habermas es un dato previo, sustrado a la historia, para explicar el surgimiento de la sociedad civil, esfera que, a su vez, explica la formacin poltica de la burguesa. Funciona, pues, como un universal que explica pero que no requiere explicacin alguna. Y ste es, precisamente, el modo de anlisis histrico que Foucault quiere abandonar, tal como lo dej claro en su clase del 10 de enero de 1979 (pg. 89). Lo que hace Foucault es invertir el estudio: no dar por hecho los universales (ejemplo: Estado) sino que mirar primero las prcticas y llegar as a los universales: en vez de partir de los universales para deducir de ellos unos fenmenos concretos, o en lugar de partir de esos universales como grilla de inteligibilidad obligatoria para una serie de prcticas concretas, me gustara comenzar por stas ltimas y, de algn modo, pasar los universales por la grilla de esas prcticas (Foucault, en Nacimiento de la Biopoltica: pg. 17-18). No se trata de presuponer la existencia de una clase social y de unos sujetos que hacen uso autnomo de la razn y empiezan a conducirse a s mismos de un modo distinto al esperado oficialmente por la prctica gubernamental del Estado () Lo que interesa a Foucault es indagar por la emergencia histrica de un tipo de racionalidad gubernamental que, a partir de esa experiencia histrica concreta (el negarse a ser gobernados de cierto modo), propone un juego de poder que toma en cuenta la libertad de los jugadores y establece lmites a la gubernamentalidad del Estado (pg. 89-90). No se parte de las clases sociales, sino de las tecnologas de gobierno realmente existentes en el siglo XVII (la razn de Estado), y no llega a las democracias parlamentarias que menciona Habermas, sino a las tecnologas liberales de gobierno que emergen hacia finales del siglo XVIII. El anlisis Foucaultiano se encuentra en el paso de una tecnologa de gobierno a otra, y es en medio del conflicto de estas dos tecnologas en donde se encuentra el pblico del que habla Habermas.Etapas Foucaultianas de anlisis: 1.- Un Pblico que es producido enteramente por las tecnologas gubernamentales de la Razn de Estado (Siglo XVII y parte del XVIII), un pblico que es receptor pasivo.2.- Emerge una actitud generalizada de desobediencia, de distintos sectores de la poblacin (no slo burgus) como negativa de ese modo particular de ser gobernados y el intento de constituirse como pblico autnomo. El resultado: La crisis de la gubernamentalidad (revolucin Francesa).3.- Desemboca a una nueva Tecnologa que busca conducir la conducta de ese nuevo pblico pero sin afectar su libertad e iniciativa individual, esperando de ese modo poner lmite a la excesiva intervencin del Estado sobre los procesos econmicos: surge el Liberalismo. El pblico como sujeto/objeto de intervencin gubernamental es visto como elemento activo (sujeto de deseo). Es as que a comienzos del siglo XIX el gobierno de ese pblico ir de la mano con el gobierno de las poblaciones y ser legitimado a partir de un nuevo rgimen de verdad: la economa poltica clsica (pg. 91). En definitiva dos tcnicas de gobierno, pero coordinadas bajo los dispositivos de seguridad: 1.-gobernar los deseos, inters y opinin de los sujetos (dejando actuar) y 2.- gobernar los procesos biolgicos que afectan la potencia de trabajo de la poblacin mediante el clculo de riesgos. Se trata de un gobierno econmico que tiene como objetivo poner lmites a la actividad gubernamental del Estado sobre la libertad de los sujetos, favoreciendo de este modo la circulacin irrestricta de mercancas. Bajo esta perspectiva, la sociedad civil no se funge como un espacio de resistencia frente a los imperativos estatales (tal como quiere Habermas), sino como campo de intervencin de una nueva y ms sutil tecnologa de gobierno: el liberalismo. (Es as que) la crtica de los lmites (polticos, econmicos y epistemolgicos) de la accin gubernamental del Estado no proviene de la sociedad civil sino del liberalismo (pg. 92).

CAPTULO IIIOMNES ET SINGULATIM

EL PODER PASTORALLa historia de la Gubernamentalidad trata de trazar una genealoga de las distintas lneas que componen la racionalidad del Estado moderno. La genealoga mostrar la emergencia de una racionalidad poltica cuyo objetivo es la gestin de las poblaciones a travs del saber econmico bajo e instrumento tcnico de los dispositivos de seguridad (pg. 93).La Forma de Gobernar propia de Estado moderno echa races en dos tipos diferentes de racionalidad histrica: 1.- las tcnicas de gobierno de la polis (de los griegos) y 2.- las tcnicas de gobierno de la conducta individual (de los cristianos).Platn dice: que el poltico se define por el conocimiento de un arte especfico. Por una Techne que se asemeja a la de un tejedor: el establecer las justas relaciones entre unas cosas y otras mediante la creacin de leyes que perduren aun despus de su muerte. El poltico no acta sobre los individuos sino sobre un territorio. Su buen gobierno nada tiene que ver con la direccin de su conducta ni con la ocupacin diaria por su bienestar, sino que depender del modo en que la ciudad sea gobernada conforme a la expedicin de leyes justas (pg. 95), diferente a la del pastor que se ocupa de sus ovejas.Es en Medio Oriente y no en Grecia donde surge la idea de gobernar a los hombres, de conducir su conducta. Ser en Egipto, Asiria, Mesopotamia e Israel donde surge una nueva concepcin especfica de divinidad: los dioses gobiernan a los hombres de la misma forma en que un pastor gobierna su rebao: de una teologa pasa a una Teopoltica, la cual tendr una concepcin de soberana: la funcin del rey es la de un pastor designado que debe gobernar a los sbditos del mismo modo en que los dioses gobiernan a los hombres. Siendo el pastorado una relacin fundamental entre los dioses y los hombres, el soberano participa integralmente de esta estructura en la medida en que gobierna el rebao que le fue confiado por los dioses. El pastorado, en suma, es un tipo de poder fundamentalmente religioso, muy especfico del Oriente mediterrneo. En el mundo griego y romano clsico nunca se conoci la idea de que los dioses conducen a los hombres como un pastor a su rebao (pg. 95). Pero, es el pastorado cristiano el que especficamente le interesa a Foucault, cuando el cristianismo se instala como religin oficial del Imperio romano en el ao 380 d.C., asumiendo funciones de gobierno sobre la vida cotidiana de las personas con el fin de conducirlas a la salvacin. Pero su inters no est en el cristianismo en general, ni como religin ni como institucin eclesial, sino al conjunto muy especfico de tcnicas de la conducta que se desarrollaron a lo largo de toda la Edad Media europea: El Poder Pastoral. No se est refiriendo a una ideologa, ni institucin, ni sujetos, sino a un conjunto de tcnicas relativas a la direccin de la conciencia, cuidados de las almas, confesin y remisin. En el fondo no son tcnicas cristianas sino de individuacin que sern pieza clave para comprender la racionalidad del Estado Moderno cuyo objetivo es el bienestar de la poblacin. A pesar de la existencia de dos dispositivos (soberano y pastoral) desde los siglos III-XVII estas artes de gobernar eran visiones opuestas. Las tcnicas pastorales eran consideradas las artes de las artes, vistas como superior a las tcnicas de soberana que era el gobierno mediante Ley.El ejercicio pastoral responde a los siguientes:1.- el examen y la direccin de la conciencia por medio dela medicin y el clculo del progreso o retroceso espiritual del gobernado y para la correccin del rumbo en caso de desviacin y fortalecimiento del carcter frente a circunstancias difciles .2.- el principio de la transferencia absolutaasumir la responsabilidad de una buena conduccin como ejercicio moral.-->surge el sentido de la culpabilidad, donde el fracaso recaer sobre la propia alma del pastor.3.- la inversin del sacrificiodonde la vida del pastor es menos importante que su misin (la salvacin de todas las ovejas).--> esta es la renuncia del Yo.4.- el principio de la correspondencia alternadael pastor debe ser ejemplo de humildad.--> el pastor debe humillarse, reconociendo sus faltas y dando el ejemplo a sus ovejas para que tambin se confiesen. Conclusiones que saca Foucault del Poder Pastoral: 1.- la obediencia incondicional. No es respetar la ley ni a un maestro, sino a una obediencia por la obediencia misma: la sumisin de un individuo frente a la autoridad de otro, la dependencia absoluta de una persona frente la voluntad ajena () obedecer no es una opcin, es una forma de vida. (pg. 100). 2.- La renuncia de la voluntad propia. Se trata de destruir la voluntad, a diferencia de la apatheia que el discpulo griego en relacin a su maestro realizaba (lograr el dominio propio). El sentido del poder pastoral es hacer que sus dirigidos se sientan el peor de todos, el ms bajo de los seres humanos, pues slo de este modo conseguir un estado total de obediencia (ideal de la vida cristiana). No es el dominio propio (gobierno de s) lo que se busca, sino la renuncia a la propia voluntad con el fin de estar siempre en la disposicin de humillarse y poner la otra mejilla (pg. 101). JUEGO (relacin) DE PODERVISTO COMO:EJERCICIOTIPO DE GOBIERNO:Tipo de Juego

GOBERNANTE-CIUDADANOSujeto de Derecho.Dentro de una comunidad poltica sobre la base de la igualdad con otros ciudadanos libres.Gobierno de la Colectividad.Territorial

PASTOR-REBAOSujeto de NecesidadesDeben ser cubiertas por una comunidad solidariaGobierno de los IndividuosConductual

Estos dos tipos de gobiernos se mantendrn separados hasta el siglo XVII, hasta cuando sean ensamblados por el Dispositivo de Seguridad, constituyendo las dos lneas de la tecnologa de gobierno llamada Razn de Estado.

DE LA RATIO PASTORIALIS A LA RATIO GUBERNATORIAA diferencia de la rebelin en contra del poder poltico (el feudalismo) que fue a gran escala, la rebelin que se levant frente al poder pastoral (la Iglesia) fue una desobediencia molecular, oponiendo resistencia, una contra-conducta. Por resistencia se comprende el movimiento y no a individuos aislados. El primer caso es el Gnosticismo (adems los gnsticos eran una especie de anarquistas cristianos que se revelaban contra toda normativa del mundo social. Otro caso es el Asceta cuyo camino es convertirse en gua de s mismo sin recurrir a pastores, para ellos no es la obediencia por la obediencia sino el dominio propio, aproximndose a la apatheia del discipulado griego. Tambin las Nonnenmystik, monjas que escuchaban la voz de Dios sin mediacin de un pastor. Se trataban de revueltas que apuntaban hacia un cambio en el modo de conducirse as mismos y no de soberana como lo eran las revueltas econmicas y polticas. Lo comn de estos casos es su carcter antipastoral, revelarse ante ese tipo de poder, los tipos de tcnicas que la Iglesia ejerca. Ms profundas sern las crticas que telogos como Jhon Wyclif, Jan Hus y Martn Lutero realizarn a la Iglesia, cuestionando la relacin entre el sujeto y la verdad (para la Iglesia existe un mediador, el Pastor). Se trata de una indocilidad vial que luego se torna reflexiva.Incluso Kant es heredero de esa tradicin critica: el no dejarse conducir por la autoridad de otros, sino de servirse del propio entendimiento. Ser en el siglo XVI donde las luchas antipastorales entrarn en resonancia con las luchas antifeudales, campesinas y urbanas. Provocando un descontento generalizado en toda Europa y, se tradujo en la Reforma protestante hasta consolidar un movimiento religioso y poltico que se separ de Roma. El pastorado actu as como una especie de bisagra que uni diferentes fenmenos: el desarrollo de una economa mercantil a partir de la Conquista de Amrica, la crisis de la economa rural, el estatus de los asalariados urbanos, la extensin de la alfabetizacin, etc. (pg. 109)NOTA: En el pastorado medieval encontramos la gnesis de dos fenmenos correlativos que errneamente se han atribuido a la modernidad europea: por un lado la individualizacin de los sujetos, por otro lado la actitud crtica frente a esa forma de individuacin. En palabras de Foucault: Mucho antes del gran momento del desarrollo de la sociedad industrial y burguesa, el poder religioso del cristianismo trabaj el cuerpo social hasta constituir individuos ligados a s mismos bajo la forma de la subjetividad, a la cual se le pide que tome conciencia de s misma en trminos de verdad (Foucault, 1999b: 125-126) (en cita, pg. 109)Entre los siglos XVI y XIX comienza a formarse una estructura estatal orientada por valores laicos y una esfera pblica independiente del poder de la religin, pero, las tecnologas de gobiernas propias del pastorado son integradas en la racionalidad del Estado. La Funcin del Estado ser: centralizar el poder en manos de un soberano que gobierna sobre la base del derecho y, por otra parte, velar por el cuidado de la poblacin. Por ende: Omnes et singulatim: gobierno de la colectividad y al mismo tiempo gobierno de los individuos.Por tanto en el siglo XVI no acontece la desaparicin del poder pastoral, ms bien lo que ocurre es la proliferacin y paulatina extensin hacia la racionalidad estatal. Lejos, pues, de secularizarse, el Estado se gubernamentaliza en el sentido de que empieza a incorporar una serie de tecnologas de conduccin de la conducta propias del pastorado: la higiene, la educacin, el cuidado de la familia, el uso del tiempo libre, la disciplina corporal, el control de la sexualidad, la conduccin de s mismo, etc () Asistimos al nacimiento de la ratio gubernatoria, problema que se convertira muy pronto en la gran preocupacin del soberano (pg. 110-111)

EL ESTADO COMO PRINCIPIO DE INTELIGIBILIDADSurge as una nueva forma de gobernar: la Razn de Estado. Es revolucionario en cuanto rompe con el concepto de soberana.El poder soberano segua principios analgicos: 1.- La Divina Providencia (el orden creado por Dios-el orden del soberano); 2.- la Naturaleza (el rey debe ser para su reino lo que el alma para el cuerpo); 3.- el fin ltimo (la vida eterna. El rey debe preparar las condiciones terrenales para el goce de sus sbditos).Sin embargo la Razn Poltica rompe con ese continuum analgico (que va desde Diospastorgobernantepadre de familia). Epistmicamente se rompe la idea de que Dios gobierna al mundo de forma anloga a como un padre gobierna a su familia o un pastor a su rebao. Por lo tanto, gobernar un Estado ya no supone una analoga con gobernar un rebao, y tampoco con gobernar una familia. Se gobierna a partir de unos principios generales que ya no son obtenidos por analoga y semejanza (con Dios o con la naturaleza), sino producidos por medio de una ciencia del Estado, de una Estadstica. Foucault dir que as como Copernico, Kepler y Galileo mostraron que Dios rige el mundo a travs de principios matemticamente determinables, tericos italianos como Botero y Palazzo mostraron que el soberano no gobierna el Estado pastorilmente (es decir, ajustndose a una normatividad cosmolgica), sino a partir de una ratio especfica que no guarda analoga con algo ms (...) La desgubernamentalizacin del cosmos provocada por la crisis de la episteme renacentista genera, al mismo tiempo, el nacimiento de una gubernamentalidad inmanente del Estado (pg. 114)Es en Italia donde comeinza esta ratio, a partir de la relacin establecidas entre las ciudades-Estado. Samir Amir y Giovanni Arrighi (socilogos marxistas) postulan lo mismo que Foucault, pero agregan que es en Italia que se descubre que el poder soberano ya no depende tanto de la conquista imperial y la anexin de territorio, sino de la creacin de redes diplomticas y comerciales (pg. 114) rompiendo con la concepcin jurdica de la soberana del medioevo, cuestin decisiva para el establecimiento del capitalismo mundial.Es en el siglo XVII que se comprende que gobernar es desplegar un aparato de saber articulado a un aparato de gobierno. Gobernar ya no es ocuparse del fundamento jurdico de la soberana, sino de los fenmenos propios que deben ser gobernados y del tipo de conocimiento ajustado a esos fenmenos (pg. 115). Por lo cual se requiere de funcionarios dotados de competencias especficas, as la figura del poltico aparece como poseedor de un saber prctico basado en anlisis y tcnicas de medicin. Como dira Max Weber la poltica se convierte en una profesin.Caractersticas de esta nueva Racionalidad: 1.- El fin de la razn de Estado es el Estado mismo y el despliegue de sus fuerzas, este principio es un principio de Conservacin, mantenerse en el tiempo. Aquel estado de inmanencia del Estado mismo, produce un orden, un orden inmanente que aparece como arte de producir un statu quo que sirva conservar intacta la integridad del Estado (pg. 116). Por lo cual su racionalidad es que: No hay nada fuera del Estado.2.- La razn de Estado conlleva necesariamente el golpe de Estado, con el fin de satisfacer la primera razn. Para la sobrevivencia del Estado, el golpe no es la ley sometiendo al Estado, no es un acto en contra del Estado sino un acto del Estado donde la ley se somete al Estado.3.- El gobierno de la economa y la opinin (el estmago y la cabeza) para evitar las revoluciones. Debe reducir la pobreza para evitar que el pueblo bajo se rebele, debe promover el comercio, equilibrar la explotacin de los recursos naturales y combatir la improductividad. Aquello se logra con la creacin del mercantilismo. En la opinin la estrategia atiende poner lmites a la circulacin de ideas para evitar que las clases ms pudientes se opongan al golpe de Estado. Para el segundo es necesario influenciar en la mentalidad de los gobernados mediante la tecnologa llamada publicidad. La primera fue inventada por los ingleses y la segunda por los franceses.NOTA: con la Razn de Estado nace tambin el horizonte trgico de la historia. La historia se vuelve el drama mismo de la poltica (Foucault, 2006: 309). Recordemos que el Estado tiene la capacidad de suspender la ley con el fin de perseguir objetivos supremos, ejemplo: el golpe de Estado.En esta racionalidad de gobernar, el soberano solo es un administrador de la res pblica. Cabe mencionar que el ensamblaje de las dos tecnologas distintas requiere necesariamente la instalacin de un dispositivo. Los dispositivos de seguridad mirando los dos conjuntos tecnolgicos que acompaan el nacimiento de la Razn de Estado: el dispositivo diplomtico-militar y el dispositivo policial.

DISPOSITIVOS DE RAZN DE ESTADOS