DESDE EL SUJETO RACIALIZADO, Consideraciones sobre el Pensamiento indianista de Fausto Reinaga, de Carlos Macusaya Cruz

Download DESDE EL SUJETO RACIALIZADO, Consideraciones sobre el Pensamiento indianista de Fausto Reinaga, de Carlos Macusaya Cruz

Post on 26-Dec-2015

181 views

Category:

Documents

2 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Carlos Macusaya, escritor aymara, estudiante de Comunicacin Social de la UMSA, miembro del MINKA(Movimineto Indianista Katarista).

TRANSCRIPT

  • DESDE EL SUJETORACIALIZADO

    Consideraciones sobre elpensamiento indianista

    de Fausto Reinaga

    Carlos Macusaya Cruz

  • CARLOS MACUSAYA CRUZ

    1

    DESDE EL SUJETO RACIALIZADO

    Consideraciones sobre el Pensamiento

    indianista de Fausto Reinaga

    Carlos Macusaya Cruz

    La Paz Bolivia

    2014

  • DESDE EL SUJETO RACIALIZADO

    2

  • CARLOS MACUSAYA CRUZ

    3

    DESDE EL SUJETO RACIALIZADO

    Consideraciones sobre el Pensamiento

    indianista de Fausto Reinaga

    Carlos Macusaya Cruz

    La Paz Bolivia

    2014

  • DESDE EL SUJETO RACIALIZADO

    4

    DESDE EL SUJETO RACIALIZADO

    Consideraciones sobre el Pensamiento

    indianista de Fausto Reinaga

    1ra. Edicin, septiembre del 2014

    DESDE EL SUJETO RACIALIZADO Consideraciones sobre el Pensamiento indianista de

    Fausto Reinaga

    Carlos Macusaya Cruz

    c.macusaya@gmail.com

    Editorial MINKA, 2014

    Web: www.minka.tk

    Diseo, diagramacin y correccin:

    Editorial Minka

    IMPRESO EN BOLIVIA/ PRINTED IN BOLIVIA

  • CARLOS MACUSAYA CRUZ

    5

    A mi madre, Mara Sofa Cruz Aduviri y a mi padre,

    Antonio Macusaya Apaza, quienes se sometieron a

    muchas privaciones por dar a sus hijos e hijas las

    mejores condiciones de vida que pudieron.

  • DESDE EL SUJETO RACIALIZADO

    6

  • CARLOS MACUSAYA CRUZ

    7

    ndice

    9 Presentacin

    13 Introduccin

    25 Primera Parte: Consideraciones generales

    30 Trayectoria poltica del indianismo

    47 Algunos apuntes biogrficos de Fausto Reinaga

    56 Etapas de su pensamiento y algunos de sus

    rasgos

    68 La influencia indianista de Reinaga

    81 Segunda Parte: Los elementos fundamentales del

    pensamiento indianista de Fausto Reinaga

    89 La Revolucin india, su lenguaje y el indigenismo

    98 Los elementos cardinales del pensamiento

    indianista de Reinaga

    100 Sociedades yuxtapuestas (dos Bolivias)

    109 El sujeto racializado (Indio)

  • DESDE EL SUJETO RACIALIZADO

    8

    120 El Imperativo histrico (Partido indio,

    organizacin poltica)

    128 Revolucin del Tercer Mundo

    134 Contra historia indianista (Epopeya india)

    147 Tercera parte: Las influencias en la construccin del

    indianismo

    154 El indianismo y el nacionalismo revolucionario

    167 El indianismo y el indigenismo

    179 La influencia marxista y la influencia leninista

    197 Los pensadores negros y el indianismo

    219 Cuarta parte: Consideraciones finales

    226 Contrastes y limitaciones

    243 La crtica a los marxistas y lo ausente

    257 Algunas crticas al indianismo y sus vacos

    278 Reinaga entre los indianistas y su tiempo

    291 Anexos

    (La yapa)

    293 Qu hacer con el indianismo?

    302 La idealizacin y su sentido histrico en la

    constitucin del sujeto poltico

    329 Materiales citados

  • CARLOS MACUSAYA CRUZ

    9

    PRESENTACIN

    El presente ensayo tiene dos antecedentes. El primero,

    un artculo que se public el ao 2010 en la revista MINKA n

    1, bajo el ttulo de Lo colonial del Estado en La Revolucin

    India de Fausto Reinaga. El segundo, otro artculo, el cual se

    public en la revista La Migraa n 5 y que lleva por ttulo El

    indianismo de Fausto Reinaga. Estos trabajos no fueron bien

    elaborados y esto porque yo mismo no era y aun no soy

    alguien que est habituado a expresar lo que piensa de manera

    escrita. Sin embargo, en lo sustancial, mantengo las ideas que

    esboc en los artculos ya mencionados, pero las mismas son

    desarrolladas de mejor modo en el presente ensayo.

    Debo decir con honestidad que siento algo de

    inconformidad con respecto a lo que he escrito, en sentido de

    no haber podido expresar claramente lo que pienso; creo que

    esto se debe a que an tengo que madurar mucho como

    aspirante a escritor y esto solo se logra escribiendo y, claro

    est, alimentndose de lecturas. Empero, el haber estado muy

    involucrado en las movilizaciones que se dieron en Bolivia

  • DESDE EL SUJETO RACIALIZADO

    10

    desde el 2003 y en los debates que se desataron en espacios

    como plazas o en la mismas movilizaciones, me condicionaron

    de tal manera que sent el deseo intenso de expresar por

    escrito lo que pensaba. En cierto modo, polticamente, soy hijo

    de aquellos procesos de lucha, los que fueron una escuela

    invalorable para m.

    Fue en espacios como la Plaza de los Hroes o en la

    Ceja de El Alto, donde me encontr con gente que haca

    anlisis de coyuntura, debatan sobre temas polticos o de

    historia, entre otros. Varios de estos analistas eran jvenes y

    estudiantes de la UPEA. La forma en que debatan y

    argumentaban, fue inspiradora para m y fue ello lo que me

    llevo a ser parte de esas dinmicas de discusin. En esos

    debates el indianismo tena un lugar hegemnico; era el

    discurso a partir del cual se daba sentido a los fenmenos que

    sucedan en el pas. Esta es una de las razones por las que,

    mucho tiempo despus, me puse a escribir sobre el

    indianismo.

    Quiero poner en claro el sentido del ttulo que lleva el

    presente ensayo: Desde el sujeto racializado. Considero que lo

    fundamental en el indianismo es la circunspeccin poltica

    que subyace en una condicin que se nombra con la palabra

    indio y siendo el indianismo una formacin discursiva que es

    producida por alguien que ha vivido esa condicin, es

    pertinente resaltar que tal discurso se produce desde un sujeto

    racializado, en este caso, Fausto Reinaga. Esta es la razn de

    que el titulo sea Desde el sujeto racializado. Tambin puede

    darse una segunda interpretacin sobre el ttulo de este

    trabajo, en la que el escritor es el aludido, lo que en cierto

    modo tiene sentido. Creo que el subttulo est claro.

  • CARLOS MACUSAYA CRUZ

    11

    Por otra parte, el presente material es parte de un

    proyecto que he ido meditando y trabajando muy

    intermitentemente desde hace tiempo atrs. La idea era

    escribir sobre algunos temas actuales y pareca que eso lo

    hara en nueve ensayos no muy extensos; varias de las ideas

    que deban ser contenidas en los nueve trabajos proyectados

    las he ido plasmando en algunos de los artculos que escrib

    para el peridico digital Pukara. Con el tiempo la cosa fue

    cambiando y los temas a tratar se dividieron en tres bloques,

    el presente trabajo es uno de ellos. Los otros dos, que an no

    estn terminados, se refieren, uno, al indianismo y el

    katarismo, y el otro, a los problemas de la identidad, la

    racializacin y a los retos que en la actualidad se nos

    presentan.

    La idea era presentar los tres ensayos en un solo

    volumen, pero creo que ya he dejado pasar el tiempo en

    demasa, por lo que he decidido publicar primeramente este

    primer ensayo. Espero en los prximos meses poder terminar

    y presentar los otros dos trabajos y que las condiciones se den

    para ello, si no es as, pues, habr que forzar las condiciones.

    Cuando estuve escribiendo el presente trabajo, y eso fue

    en varias oportunidades, ya que por distintos motivos y de

    manera reiterada dej el proyecto en la congeladora,

    imaginaba que el primero en tener un ejemplar de este trabajo

    sera mi padre. Lamentablemente esto no podr ser as, pues

    en febrero de este ao l falleci. Siempre que le una

    dedicatoria en algn libro, me dio la sensacin de ser algo

    cursi, pero ahora se d la importancia de un ser querido

    cuando uno escribe.

    Antes de terminar esta presentacin quiero dejar en

    claro dos casos: primero, que todas las afirmaciones que hago

  • DESDE EL SUJETO RACIALIZADO

    12

    en este trabajo, no son cosas acabadas y que citando una

    frase de Maritegui en la Advertencia de sus Siete ensayos

    no lo estarn mientras yo viva y piense y tenga algo que

    aadir a lo por mi escrito, vivido y pensado; segundo, que mi

    trabajo tiene un pblico meta, lo he escrito para quienes se

    alimentan de las obras de Reinaga, para quienes siendo

    sujetos racializados, y no necesariamente estudiantes de

    alguna institucin, han encontrado en la obra de Reinaga una

    fuente de inspiracin, un referente, como lo ha sido para m.

    Si este ensayo les sirve un poco siquiera a esas personas, me

    sentir muy dichoso y todo esfuerzo ser recompensado con

    creces.

    Agradezco a quienes se han tomado la molestia de leer

    lo que he escrito y espero que mi trabajo sea de utilidad.

    El autor, La Paz-Bolivia, 29 de julio del 2014.

  • CARLOS MACUSAYA CRUZ

    13

    INTRODUCCIN

    Bolivia es el epicentro desde donde se ha propalado

    discursos y smbolos que tienen como corazn el sentido

    indgena de su procedencia. Desde los bloqueos aymaras del

    ao 2000, se ha vivido un proceso poltico en el que el tema

    de la identidad indgena ha sido central y ha marcado mucho

    de lo que desde entonces se vive en este pas. A nivel

    internacional Bolivia es vista por muchos activistas e

    intelectuales, y lo que ac se ha ido produciendo, en discursos

    y smbolos indgenas, ha sido asumido en otras latitudes. Es

    decir que Bolivia es un foco poltico-ideolgico en Amrica.

    Lo curioso es que en tal situacin no se estudia

    ciertos procesos en los que tales discursos y smbolos han

    sido producidos. Muchas cosas que se suponen son propias

    de los indgenas son ciegamente asumidas como

    ancestrales o milenarias, dejndose de lado los procesos

    histricos en los que emergieron. Entonces, hay que

    cuestionarse aquello que desde ac, desde este pas, es

    producido y asumido como algo de por si claro y evidente por

  • DESDE EL SUJETO RACIALIZADO

    14

    ser indgena. Dos ejemplos nos ayudarn a ver la

    importancia e influencia que tiene lo indgena desde Bolivia.

    Estos ejemplos se refieren a temas que por ser indgenas no

    se cuestiona su historia y se asume que son ancestrales

    porque s, lo que contribuye a echar tierra sobre el pasado

    en el que fueron formados.

    El primer ejemplo se refiere al suma qamaa,

    concebido en los aos 80 entre Javier Medina y Simn

    Yampara. Esta idea se ha traducido al quechua y a otras

    lenguas indgenas en el continente: el suma qamaa ha

    empezado a perfilarse a travs de una consultora en la GTZ,

    donde estaban Simn Yampara y Javier Medina, obviamente

    era ste [Javier Medina y no el indgena Simn Yampara]

    quien diriga ese proyecto.1 Con el pasar del tiempo y

    principalmente en los ltimos aos el suma qamaa lo han

    tratado de asimilar a lo quechua, al guaran con expresiones

    equivalentes como sumaj kawsay, ande reko, y, bueno, hasta

    el mbito mapuche o inclusive algunos lo estiran hasta donde

    pueden imaginativamente.2

    Muchos consideran que el suma qamaa, o el sumaj

    kausay (la traduccin al quechua de la versin original), es

    algo ancestral y ni se imaginan en qu circunstancias fue

    concebida. Otros hacen fama escribiendo sobre el asunto,

    teniendo el cuidado de no tocar la historia de tal idea.3 En

    1 Moiss Gutirrez, El suma qamaa como concepto funcional al poder colonial. En Pukara n 70, junio del 2012, p. 4. 2 Ibid. 3 En la primera mitad del pasado ao (2013), Rafael Bautista present en el MUSEF un libro titulado Suma Qamaa, libro en el que no figura ningn indio ni en la bibliografa ni en las citas y curiosamente al que ms cita el autor en su libro mencionado, es a

  • CARLOS MACUSAYA CRUZ

    15

    un conversatorio realizado en un ambiente de la carrera de

    Sociologa de la UMSA y organizado por el MINKA, el 27 de

    agosto del 2013, Moiss Gutirrez4 relataba que Medina y

    Yampara solan usar la idea de vivir bien para diferenciarse

    de los marxistas y de los liberales. El vivir bien, el suma

    qamaa, nace en una consultora para la GTZ en los aos 80,

    y esto sucede en un ambiente en el que la diferencia con los

    occidentales era motivo de financiamientos cosa que no ha

    cambiado mucho. Hoy por hoy, esta idea de vivir bien

    circula en el mundo y es motivo de discusiones, cursos y libros,

    pero nadie menciona a los creadores, pues todo queda

    escondido bajo el engaoso ropaje ancestral.

    El segundo ejemplo se refiere a la wiphala, smbolo de

    lucha de los movimientos indianistas de los aos 70, y que hoy

    flamea ms all, no solo de Bolivia, sino del nuevo mundo:

    Constantino [Lima] confeccionar l mismo una wiphala y en

    l mismo. El autor no se preocupa por rastrar el origen de la idea de suma qamaa, lo que le hubiera llevado a tropezarse con el katarista Simn Yampara y el curita Javier Medina. Bautista es uno de los muchos que soslayan la historia indianista y katarista, en la que se ha ido formando varios elementos indgenas que hoy estn de moda. Esto no es casual, pues si este personaje hiciera referencia a esos procesos histricos, los mitos que alimenta e inventa sobre los indgenas se derrumbaran. 4 Moiss Gutirrez naci en Warisata y estudi Filosofa y Sociologa en la UMSA. En la universidad fue parte de la segunda generacin del Movimiento Universitario Julin Apaza (MUJA), del cual se alej para formar la organizacin SUMA-K. Tambin fue militante del Movimiento Revolucionario Tupaj Katari (MRTK) y asesor de la Confederacin nica de Trabajadores Campesinos de Bolivia CSUTCB), cuando esta entidad sindical estaba dirigida por Felipe Quispe.

  • DESDE EL SUJETO RACIALIZADO

    16

    Semana Santa, abril de 1970, en ocasin de un juramento que

    harn en la Pukara de Jacha Apasa, en Pacajes, convocarn a

    los ciento cuarenta y siete alumnos del primer colegio que

    hubo en la regin de Pacajes, un colegio adventista. Vinieron

    tambin padres de familia y vecinos del poblado adyacente,

    Rosario. All se hizo flamear por primera vez la wiphala que

    origin los colores y diseos que ahora conocemos.5

    Las actuales wiphalas son fruto de la investigacin y

    tambin de la inventiva de jvenes indios, entre los cuales

    destac Germn Choque Condori [German Choquehuanca].

    Resulta curioso que en ese proceso, el carcter histrico y

    social de la wiphala perdi, entre los indianistas, su rol de

    movilizador social en desmedro de una dimensin

    cosmovisionista y casi esotrica, inusitada en los inicios de

    este movimiento. 6

    Cuando los indianistas empezaron a usar este smbolo,

    no solo fueron objeto de agresiones por parte de los qaras,

    sean de izquierda o derecha, sino tambin de aymaras, que se

    identificaban como kataristas y se oponan a los indianistas.

    Felipe Ichuta, quien estuvo relacionado a la organizacin

    poltica indianista Movimiento Indio Tupaj Katari (MITKA),

    verta las siguientes palabras en aquellos aos:

    ichhurunx kunayman lurapxistu, uka uiskhuch

    kataristanakax, ukhamaraki uka lluq'inakas aka wiphal

    apnaqipan. Aka wiphalasax qhipurunst, kuna anus, phisis uka

    laphapayirikiniw. Jichhap ampatxitatax jilatanak

    5 Pedro Portugal, Constantino Lima: Memorias de un luchador indianista. En Pukara n 32, del 7 de junio al 7 de julio del 2008, p. 7. 6 Ibid.

  • CARLOS MACUSAYA CRUZ

    17

    kullakanaka. (Hermanos y hermanas, hoy en da noms nos

    abusan y nos hacen toda clase de abusos los kataristas y los

    izquierdistas por manejar estas wiphalas. En el futuro

    cualquier perro y gato flamear nuestra wiphala, haber se

    acordarn).7

    Hoy ver...

Recommended

View more >